sábado, 10 de diciembre de 2011

Añoranza

Anoche mientras me encontraba en mi cama, mi mente comenzó a viajar en el tiempo, empezó a recordar cada uno de esos maravillosos momentos que viví a tu lado.
Desde que te conocí, hasta el último día que pasé contigo.
Fue inevitable no sentir nostalgia,  por lo que sin darme cuenta, ya me encontraba llorando en silencio sobre mi almohada.

Hay tantas cosas de mi que nadie sabe. Sí, almohada... siéntete excluida

8 Turistas californianos:

Miss Dalh dijo...

Cuando piensas en esos momentos es imposible no llorar.

Miss Dalh dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Miss Dalh dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
kelly dijo...

La almohada sabe tanto...
Me encantó entrar y que estuviera CACTUS IN THE VALLEYY ^^

SMSC dijo...

Siempre es bueno guardar algo de ti sólo para ti. Creo que es hasta necesario :)

solotú dijo...

Es bueno que alguien no sepa nada de ti, pero lo mejor, yo creo, es decírselo a la gente que te quiere, ellos te pueden apoyar y ayudar :)
Un besito.

Julia Tempête dijo...

¿Cuántas lágrimas guardará mi almohada? Bastantes...
Tus entradas son geniales :)

Eri55 dijo...

¡Flipante! ¡Justo anoche me paso lo mismo! ¡Me encanta! ¡Un texto precioso! Miles de besitos desde:
http://www.quieresentrarenmidiario.blogspot.com/

Este texto tendra el cursor hand